Consejos para llegar a ser el tonto de la manada

Como todo el mundo sabe, llegar a ser el tonto de la manada es algo fundamental para poder llegar a tener una relación sana con nuestro perro. Nosotros, como buenos tontos de manada, tenemos que saber que nuestro perro tiene que estar en el último escalón de la pirámide de casa, en el último escalón, es más, debería de quedar justo en frente del primer escalón que se encuentre para subir al portal. Nosotros somos los que decidimos y mandamos, él es quien acata y ejecuta nuestras órdenes, para algo somos el tonto acomplejado alfa de la casa.
Si nuestro perro cree que él es el macho alfa de casa, tendremos un gran problema, puede adueñarse de nuestros dominios, obligarnos a hacer ridículos ejercicios a cualquier hora, en cualquier momento, sin más objetivo de hacerle ver a sus amigos perros que él tiene el control y nosotros obedecemos sin rechistar. Esto no lo podemos permitir, por lo que a continuación te enseñaré a como ser el verdadero tonto acomplejado alfa de casa, el verdadero tonto de la manada. Enséñales esto a tus amigos tontos del parque, te lo agradecerán:

  1. Si tu perro no te obedece a la primera, se está descojonando de ti. No creas lo que dicen esos supuestos profesionales del mundo del perro: “Si el perro no te hace caso, deberías de pensar en qué le estás pidiendo y como se lo enseñaste”. Gilipolleces, el perro se está intentando hacer con el control de tu hogar, grítale, e incluso pégale hasta que haga lo que le estás diciendo.

– Aprendiz de tonto de la manada: Le pido que me abra un cajón pero no me obedece, le he gritado e incluso le he dado con el cajón en la cabeza, pero sigue sin hacerlo. ¿Qué hago?
– Tonto de la manada profesional: Insístele, te está retando y te está diciendo que quiere ser el rey. Mírale a los ojos y dile alto y claro: ¡Tú nunca llegarás a ser el alfa de mi hogar, nunca llegarás a dormir con mi pareja, no serás el padre de mis hijos! Así que abre el cajón, perro sumiso.
– Aprendiz de tonto de la manada: Lo hice, pero no funciona, sigue sin hacerlo, me da la espalda y se quiere ir de la habitación.
– Tonto de la manada profesional: No lo estarás haciendo bien. La cosa empieza a ser preocupante, si el perro sigue así llegará a tener el dominio de tu casa en poco tiempo. ¿Lo has puesto boca arriba? Así parece que entienden mejor las cosas.

  1. El siguiente consejo hará de ti un verdadero tonto de la manada, un tonto acomplejado alfa, que temerán todos los perros y será envidiado por todos aquellos dueños que son dominados por sus mascotas. Si le pegas a tu perro no creas que le estás haciendo daño, ni si quiera cuando grite o llore, eso son cuentos. Por todo el mundo es sabido que los perros no tienen sentimientos, intentan imitar los sonidos humanos, para que te ablandes, pero recuerda que si quieres ser un verdadero tonto de la manada, un tonto profesional, tienes que tener claro que ellos ni sienten ni padecen.
  2. Al pasar por una puerta, nosotros debemos de ser los primeros, nuestro perro tiene que ir obligatoriamente detrás de nosotros. Si el perro va por delante, le estamos dando el poder de elegir el camino. Imagínate que eso sucede y nos lleva obligados a oler excrementos y orinas de otros perros. ¿Quieres eso? Pues el perro por detrás, siempre.
  3. Nunca y cuando digo nunca es nunca, permitir que nuestro perro nos ponga sus patas encima, ni para saludar, ni para nada. Eso ya es un claro síntoma de que quiere retarnos, quiere comparar fuerzas. Si esto sucede, debes de vigilarlo las 24 horas del día, ya que podría atacarnos para hacerse con el bastón de mando y nosotros como tontos de la manada, jamás vamos a permitir eso, los tontos acomplejados alfas somos nosotros.
  4. Nosotros comemos los primeros. No vamos a permitir que él se alimente primero, eso nos quitaría importancia, le haría ver que le estamos ofreciendo nuestra comida ya que estamos perdiendo autoridad. Si el perro observa este comportamiento en nosotros, podría subir los escalones del portal y luego los de la pirámide y autoproclamarse dueño de la casa. Pero nosotros somos los tontos, así que perrito, al escalón del portal.
  5. Siempre que salga a la calle, con una correa de medio metro, caminando detrás nuestra. Nunca soltarlo con otros perros, ya que podrían llegar a organizar un ejército y hacerse con el control de la ciudad. Como tontos de la manada responsables, debemos de pasearlos unos minutos y si el perro tiene mucha energía, en casa atamos su correa a una cinta para correr y lo dejamos 30 minutos a velocidad alta, si se intenta bajar no le dejaremos, ya que nosotros somos los que decidimos cuando empieza y finaliza una actividad.
  6. Nunca jugar con ellos a las peleas. Sería una oportunidad que le daríamos para que vieran nuestros puntos flojos, para así en un futuro atacarnos.
  7. Cuando le demos de comer, siempre meterle la mano en el comedero, quitarle la comida y volver a ponérsela. Si vemos que gruñe o se siente molesto, obligarle a hacer 50 tumbados y 50 en pie, luego, no volver a darle de comer hasta el día siguiente. Que vea que el tonto acomplejado de la manada es duro, que no va a permitir que nadie juegue con él.
  8. A la hora de cepillarlo, podemos ejercer un poco de presión con los peines sobre su cuerpo, para que él vea y sienta que si queremos podemos hacerle mucho daño, pero que si no vemos que es una amenaza potencial, nos portaremos bien.
  9. No le dejaremos apoyar la cabeza en el sofá, ya que le estaríamos dando pie a que se subiera en un futuro y se hiciera dueño y señor del sofá y del mando de la TV. Estaría todo el día viendo La Patrulla Canina y aprendería tácticas de ataque que luego podría utilizar contra nuestra familia.

Lo sé, sé que es duro, nadie dijo que ser un verdadero tonto acomplejado alfa fuera fácil, pero merece la pena. Es importante hacer ver a todos lo buen tonto de la manada que somos, desde el primer segundo que un perro entre en casa, tenemos que creernos y hacer creer al animal que nosotros somos los que mandamos, que jamás él llegará a decidir nada, que él no es mas que un simple perro y nosotros somos humanos, una especie más inteligente y justa. Además, no olvides que los perros proceden directamente del lobo y por tanto, son animales muy peligrosos, fijaros el cristo que le montó un lobo en poco tiempo a la pobre Caperucita. ¿Queréis que la próxima Caperucita Roja sea alguna persona de vuestro hogar? ¿No? Pues estáis tardando en ser los tontos de la manada.

¿Conoces algún otro consejo para llegar a ser un tonto de la manada profesional? ¡Te leo en los comentarios!

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

¿Tú que piensas?